EL PRIMER SUBMARINO DE LA ARMADA ESPAÑOLA EN CANARIAS

Autor: Dr. D. José María Raya Sánchez.

Miembro del Grupo Filatélico y Numismático de Tenerife.

Submarino Isaac Peral en Las Palmas.Tarjeta postal. Propietario: Dr.D.José María Raya Sánchez.El coleccionismo ofrece al coleccionista su mayor placer cuando este último se da de bruces con una pieza curiosa, interesante, peculiar o de algún modo atractiva, no digamos si se trata de un ejemplar extraordinariamente raro o llevado al extremo, único. El coleccionista de tarjetas postales no es diferente al resto en este sentido, con la peculiaridad de que las tarjetas postales pueden constituir en sí mismas, ocasionalmente, fragmentos de Historia. Comento a continuación el caso de una tarjeta postal que llegó a mis manos recientemente (¡eureka!) y el motivo por el que me parece singular. Pongámonos en situación.

 

En el primer cuarto del siglo XX, las potencias occidentales empiezan a construir o a encargar la construcción de submarinos para sus Fuerzas Armadas. La Ley de Escuadra de 1908, apoyada por Maura y Ferrandiz, supone el impulso necesario para la reconstrucción de nuestra Armada después del descalabro de la Guerra de Cuba. Teniendo en cuenta los éxitos de los submarinos “U” alemanes en el mar del Norte, el ministro de Marina almirante Miranda consigue en 1915 que prospere una ley para construir, entre otros buques, un total 28 submarinos en los años siguientes, 4 de ellos en el extranjero y 24 en nuestro país. Esta llamada “Ley Miranda”, de fecha 17 de febrero de 1915, supone el comienzo de la historia del Arma Submarina en España, la cual tiene como primer responsable al capitán de corbeta D. Mateo García de los Reyes.

El primero de estos sumergibles es encargado ese mismo año a los astilleros estadounidenses Fore River & Co. (Massachusetts): un submarino modelo Holland tipo M-1, a la postre el más utilizado en la Primera Guerra Mundial. La licencia pertenecía a la empresa Holland Boat Company y el importe acordado fue de aproximadamente 3,4 millones de pesetas. A partir de agosto de 1916 tienen lugar las pruebas de mar de este primer submarino español en aguas americanas, que se prolongarán durante varios meses. Con una eslora de 60 m, una manga de 5,8 m y un calado de 5,1 m, este submarino desplaza 742 t a una velocidad de 10 nudos en inmersión y 50 m de profundidad. La tripulación la constituían 28 marinos y su autonomía era de 3700 millas a 11 nudos en superficie. El nombre dado a este primer submarino español fue “Isaac Peral” en honor al insigne científico, marino y militar cartaginense.

Submarino Isaac Peral en Las Palmas.Tarjeta postal. Propietario: Dr.D.José María Raya Sánchez. Pero Europa está en guerra y en estas fechas resulta inminente la entrada de Estados Unidos en el conflicto. Las autoridades españolas temen que el submarino sea incautado por los norteamericanos para ser utilizado en la contienda, y los mandos navales españoles desplazados a aquel país deciden que cuanto antes naveguen hacia España, mejor. Es así como el 26 de febrero de 1917 el “Isaac Peral” parte (o mejor dicho, según algunos testimonios, “se da a la fuga”) de New London en dirección a las Islas Canarias, teniendo que recorrer una distancia de 4000 millas, en un viaje no exento de contingencias, averías y adversidades. Lo escoltaba el trasatlántico “Claudio López”, que incluso servirá de remolcador durante parte de la travesía. El primer mando del buque fue el Teniente de Navío D. Fernando de Carranza Reguera.

El 12 de marzo de 1917 llega por fin al puerto de Las Palmas de Gran Canaria y no es hasta el 22 de abril que sale en dirección a Cartagena, escoltado por el crucero “Extremadura”, donde llega el día 26 de ese mismo mes. Su actuación bélica más destacada tendría lugar en la primavera de 1922, en operaciones de suministro de provisiones y socorro a las guarniciones de los peñones de Vélez de la Gomera y Alhucemas, durante la Guerra de Marruecos. Después de 16 años de servicio es dado de baja en 1932 y vendido para desguace por 35.000 pesetas de la época.

Se preguntarán Ustedes que interés coleccionista puede tener este episodio de la historia de la marina española. Pues bien, recientemente he tenido la oportunidad de adquirir una tarjeta postal de tipo fotográfico que a decir de expertos coleccionistas del Grupo Filatélico y Numismático de Tenerife, se trata de una pieza de extraordinaria rareza e interés, desconocida hasta la fecha, y yo diría que también de gran belleza. En la foto adjunta la reproduzco. En su anverso se puede ver un crucero con bandera española de la época y marinos en formación en su cubierta, al lado de un sumergible apenas visible, y en un lateral de la misma se puede leer la siguiente leyenda: El Submarino español “Isaac Peral” en Las Palmas, al lado del crucero “Cataluña”. 14-3-1917. Sin duda es un documento excepcional que nos muestra al submarino en el puerto canario, dos días después de su llegada a nuestras islas. Visto lo visto, podríamos decir que Canarias forma parte de la historia del Arma Submarina española, al tratarse de la primera parada en un puerto español de su primer sumergible: el “Isaac Peral”. Sin duda, una pieza muy interesante para mi colección.